Lo más leido

sábado, 21 de mayo de 2011

Indignemonos latinoamericanos.. de nosotros mismos.



La revolución latinoamericana está en marcha. En nuestras manos podria estar un momento clave en la historia de latinoamerica y del mundo. Tenemos que demostrar que la fuerza latinoamericana no radica en ideologias, diferencias religiosas, culturales o etnicas, en simples protestas o simple indignacion, los latinoamericanos ademas de indignarnos "Accionamos". 

No queremos muerte, no queremos hablar por hablar, ya de eso estamos hartos. Queremos cambio, y en realidad ese cambio va a empezar en nosotros. Sabemos que en muchas cosas no vamos a poder estar de acuerdo, hay muchas posturas sobre muchos temas "del momento", pero lo que si sabemos es que podemos unirnos como latinoamericanos dejando todo el pasado, dejando a nuestros proceres en paz, historias de guerras y rencores en el olvido y en el perdón. Es hora de unirnos por una latinoamerica mejor, por un mundo mejor. Sí, creemos en que ciertas utopias se pueden hacer realidad solamente si cambiamos nosotros. 

  • Indignemonos, sí. Pero latinoamericanos indgnemonos primero de nosotros. De nuestras actitudes, de nuestras acciones. 
  • Indignemonos de la manera en que dejamos pasar los problemas más importantes por los más urgentes. 
  • Indignemonos porque en esas pequeñas cosas no logramos generar un cambio. Porque no podemos levantar esa basura que vemos en el suelo y lo que es peor "sin darnos cuenta" somos nosotros mismos los que la tiramos. 
  • Indignemonos por las veces en que aportamos a ese circulo vicioso de la pirateria. 
  • Indignemonos por ser nosotros los que votamos a esos politicos de los que despues nos quejamos. 
  • Indignemonos por las veces en que no denunciamos hechos de corrupcion, por miedo o lo que es peor por costumbre. 
  • Indignemonos por dejar que los niños en la calle se tornen parte del paisaje cotidiano. 
  • Indignemonos por discriminar o hablar despectivamente de algun hermano latinoamericano. 
  • Indignemonos de las veces en que rompimos una promesa, por más pequeña que fuera. 
  • Indignemonos al darnos cuenta de que gran parte de nuestros problemas, son nuestra culpa. 
  • Indignemonos por no haber hecho una revolución así, antes. 


Y una vez que nos hayamos indignado de nosotros mismos, y reconozcamos que la revolución está en el hecho de cambiar primero nosotros como latinoamericanos.. comencemos a revolucionar. Comencemos a actuar. Y que el principal mensaje de la revolución sea positivo. Una revolución positiva. Que no solamente sea contra los politicos. Los politicos, los tomadores de decisiones que están en el gobierno actual en unos años cambian, nosotros seguimos siendo latinoamericanos. Unámonos como hermanos de una misma tierra que somos. 

Hay quienes confunden unir latinoamerica con el hecho de que seamos un solo país, gobernado por un solo gobierno.. No. Que latinoamerica se una significa algo mucho más complejo. Significa que cada uno con su propia identidad de país, sea parte de la identidad latinoamericana. En donde realmente nos veamos como parte de un mismo continente sin discriminar las diferencias culturales, sino ante todo, respetandolas.

El respeto debe ser nuestra bandera. Ante una revolución en donde queremos unirnos millones de personas que por nuestra naturaleza humana, no pensamos igual en muchos aspectos debemos tener bien en claro lo que queremos lograr y la manera para que sea asi es que nos respetemos, ante todo. 

Argentinos, Bolivianos, Brasileros, Chilenos, Colombianos, Costarricenses, Cubanos, Ecuatorianos, Salvadoreños, Guatemaltecos, Hondureños, Mexicanos, Nicaragüenses, Paraguayos, Peruanos, Puertoricenses, Dominicanos, Uruguayos y Venezolanos. Latinoamericanos, esto no quiere ser un discurso político, una llamada a la carga, ni un manifiesto de ninguna indole. Es un grito de libertad. Es un grito de indignación. Es un grito de respeto. Es un grito de esperanza. Es un grito que clama por una latinoamerica unida.